Untitled

Volumen 20, No 2 (2014).
ISSN: 15612937
Publicada por ECIMED

Editorial

COLECCIÓN TODO POR EL LOGO


Cáncer e insuficiencia cardíaca. ¿Hay relación entre ellos?

Cancer and heart failure. Are there any relationship between them?

Dr.C Eduardo Rivas Estany1

1 Presidente de la Sociedad Cubana de Cardiología


Correspondencia: Departamento de Rehabilitación. Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular. Calle 17 No.702 entre Paseo y A Vedado, Plaza de la Revolución, La Habana. CP: 10400. eMail: erivas@infomed.sld.cu

La insuficiencia cardíaca (IC) y el cáncer son cada vez más prevalentes en la medida en que la población mundial, incluyendo la cubana, incrementa su longevidad; este hecho es más alarmante si tenemos en cuenta en que ambas patologías están asociadas con una elevada morbilidad y mortalidad. En nuestro país las enfermedades cardiovasculares y los tumores malignos han constituido las principales causas de muerte desde hace varias décadas. El cáncer mostró una tasa de mortalidad de 204.8 x 100 000 habitantes y las enfermedades del corazón de 202.9 por igual cantidad de habitantes en 2013, ratificándose como las patologías que más influyen en el cuadro de mortalidad en Cuba actualmente1. Tabla 1.

tabla1 527

La IC se presenta entre un 2 y 3% de la población general, llegando a ser de un 10 a 20% en los pacientes entre 70 y 80 años2, por tanto se asocia con comorbilidades no cardíacas crónicas como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, disfunción renal y hepática, anemia, diabetes mellitus, deterioro cognitivo, etc. A estas patologías asociadas a la IC cada vez se les reconoce más su impacto sobre la mortalidad y hospitalización en estos pacientes, efecto más pronunciado aun en aquellos con fracción de eyección conservada donde estas comorbilidades se presentan con mayor frecuencia que en aquellos con función sistólica reducida2,3.

Poco se conoce actualmente acerca del riesgo de cáncer incidente en pacientes con IC, sin embargo, ha sido bien documentado el riesgo incrementado de IC en pacientes con cáncer recibiendo quimioterapia4, 5. Un interesante estudio realizado por Hasin y colaboradores6 en Minnesota, en 2013, comprobó que pacientes con IC tuvieron un mayor riesgo (68%) de ser diagnosticados con cáncer en comparación con un grupo control y que estos pacientes también tuvieron un mayor riesgo de morir (56%) en comparación con pacientes portadores de IC sin cáncer, por lo que recomendaron la vigilancia estrecha de esta patología en pacientes con IC; concluyeron que el riesgo de cáncer puede estar incrementado en individuos con IC. Considerando que el paciente con IC es portador con frecuencia de diferentes patologías asociadas y que por tanto es un paciente más enfermo es razonable considerar que tiene un mayor y más frecuente contacto y visitas con su médico de asistencia, ya sea de atención primaria o especialistas de hospitales u otros centros de atención secundaria o terciaria. Por todo ello puede ser asumido que se le indiquen con más frecuencia diversas pruebas diagnósticas o evaluativas, incluyendo de despistaje de cáncer de diferentes tipos, que pudieran proporcionar su diagnóstico más temprano.

En el antes citado estudio de Hasin y colaboradores6 y mediante el empleo de curvas de KaplanMeier en el análisis de la incidencia acumulada de cáncer en pacientes con IC en comparación con un grupo control durante los 7,7 años de duración media del estudio, encontraron que el riesgo de aparición de cáncer comenzó a los 2 años de diagnosticada la IC, con un pico o mayor riesgo a los 4 años, comportándose igual que los controles a partir de los 7 años. Este resultado sugiere que en pacientes con IC puede encontrarse un más temprano diagnóstico de cáncer. Además debido a que la progresión del cáncer es usualmente un proceso lento, es improbable que la IC por sí misma pudiera ser el factor causal de este incremento cancerígeno prematuro.

Algunos de los factores de riesgo cardiovascular son comunes para el desarrollo del cáncer, principalmente el hábito de fumar. Aunque determinados análisis han mostrado que el riesgo de cáncer es independiente de los antecedentes de tabaquismo, sí pudiera haber relación con la cantidad, duración y el efecto dosisrespuesta del hábito de fumar3, 7.

Resulta interesante citar los resultados del estudio de RasmussenTorvik y colaboradores8 quienes concluyeron que la adherencia a un programa de estilo de vida de salud cardiovascular estuvo relacionada con una menor incidencia de cáncer a largo plazo, apoyando nuevamente la hipótesis de una menor incidencia de cáncer en pacientes con menor riesgo de enfermedad cardiovascular y viceversa.

Otro hecho a considerar es que los pacientes con IC, probablemente con alguna otra cardiopatía de base u otra patología asociada pueden haber recibido mayor exposición a radiaciones como consecuencia de estudios de imágenes diagnósticos o terapéuticos, quizás aun antes del deterioro de la función cardíaca, contribuyendo posiblemente al incremento del riesgo del cáncer9.

Medicamentos empleados habitualmente en la IC u otras patologías cardiovasculares, en muchos casos previamente al fallo cardíaco, como los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, los bloqueadores de los receptores de la angiotensina, los bloqueadores de los canales de calcio, han estado implicados en potenciales efectos carcinogénicos en algunos estudios experimentales y observacionales, sin embargo no existen evidencias convincentes de que estos medicamentos, utilizados a las dosis y tiempo habitual conduzcan a un incremento del riesgo de cáncer10.

El hecho de que el diagnóstico de cáncer en pacientes con IC se asocie con mayor mortalidad en comparación con aquellos sin cáncer6 sugiere que esta patología puede independientemente contribuir al incremento de la mortalidad en pacientes con IC. Es por tanto recomendable una adecuada vigilancia y tratamiento del cáncer tratando de alcanzar una mejor evolución de estos casos. De acuerdo a Ather y colaboradores3, el impacto pronóstico del cáncer sobre la mortalidad parece similar en pacientes con IC con fracción de eyección reducida o conservada.

Es relativamente reciente la observación de la asociación de cáncer incidente en pacientes con IC, sin embargo ella debe ser interpretada con cautela hasta que nuevas investigaciones arrojen conclusiones que puedan precisar las causas o condiciones de esta interrelación. También deben ser precisados los efectos del diagnóstico, vigilancia y tratamiento temprano del cáncer sobre su impacto en la mortalidad en pacientes portadores de IC.

Si finalmente fuera confirmado que la IC estuviera asociada con un incremento del riesgo de cáncer, tendrían que ser investigados los efectos de varios factores como medicamentos usualmente empleados en estos pacientes, así como sus hábitos alimentarios, exposición a radiaciones, procesos inflamatorios y el recientemente notificado acortamiento de telómeros a nivel celular11, 12.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Anuario Estadístico de Salud 2013. Ministerio de Salud Pública de la Repú-blica de Cuba. Dirección de Registros Médicos y Estadísticas de Salud. La Habana, 2014, pag. 31.http://files.sld.cu/dne/files/2014/05/anuario-2013-esp-e.pdf[Consultado: 12/8/2014, 4:40 p.m.]

2. Manito Lorite N, de Teresa Galván E. Las comorbilidades en la insuficiencia cardíaca: un reto clínico en el siglo XXI.

http://www.secardiologia.es/secciones/insuficiencia-cardiaca-rasplante/comorbilidades-icc/numero-1-febrero-2014/5124-comorbilidades-insuficiencia-cardiaca-reto-clinico-siglo-xxi [Consultado: 9/8/2014, 12:41 p.m.]

3. Ather S, Chan W, Bozkurt B, Aguilar D, Ramasubbu K, Zachariah AA et al.Impact of noncardiac comorbidities on morbidity and mortality in a predominantly male population with heart failure and preserved versus reduced ejection fraction. J Am CollCardiol 2012;59:998-1005.

4. Yusuf SW, IliasKhan NA, Durand JB. Chemotherapy-induced cardiomyopathy. Expert Rev CardiovascTher 2011;9:231-43.

5. Oliveira GH, Mukerji S, Hernandez AV, Qattan MY, Banchs J, Durand JB. Incidence, predictors, and impact on survival of left ventricular systolic dysfunction and recovery in advanced cancer patients. Am J Cardiol 2014; 113:1893-8.

6. Hasin T, Gerber Y, McNallan SM, Weston SA, Kushwaha SS, Nelson TJ, et al. Patients with heart failure have an increased risk of incident cancer. J Am Coll Cardio 2013;62:881-6.

7. Deswal A, Basra SS. Incident cancer in patients with heart failure. Causation or mere association? J Am CollCardiol 2013;62:887-8.

8. Rasmussen-Torvik LJ, Shay CM, Abramson JG, Friedrich CA, Nettleton JA, Prizment AE, et al. Ideal cardiovascular health is inversely associated with in-cident cancer: the Atherosclerosis Risk in Communities Study. Circulation 2013;127:1270-5.

9. Lauer MS. Elements of danger the case of medical imaging. N EnglJ Med 2009;361:841-3.

10. Singh A, Bangalore S. Which, if any, antihypertensive agents cause cancer? CurrOpinCardiol 2012;27:374-80.

11. Gunes C, Rudolph L. The role of telomeres in stem cells and cancer. Cell 2013;152:390-3.

12. Fyhrquist F, Saijonmaa O, Strandberg T. The roles of senescence and telomere shortening in cardiovascular disease. Nat Rev Cardiol 2013; 10:274-83.

Dr.C Eduardo Rivas Estany

Jefe del Departamento de Rehabilitación.
Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular. La Habana, Cuba

Recibido: 18-06-2014

Aceptado: 19-06-2014

Los editoriales publicados en la Revista Cubana de Cardiología y Cirugía Cardio-vascular expresan los puntos de vista de los autores y no necesariamente represen-tan los criterios de la Revista o de la Sociedad Cubana de Cardiología.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Copyright (c) 2014 Eduardo Rivas Estany

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.